Buscar este blog

lunes, 22 de febrero de 2016

"Te prometo un imperio" de Juan Vilches

Una emocionante intriga en torno al viaje de Eduardo VIII y Wallis Simpson al Madrid de la Segunda Guerra Mundial.

Mientras las tropas nazis avanzan imparables por toda Europa, el recién destronado rey Eduardo VIII y su mujer, la americana Wallis Simpson, plebeya y divorciada, huyen de Francia y recalan en el hotel Ritz, de Madrid. El viaje de Eduardo pone en jaque a las altas instancias políticas y diplomáticas inglesas, alemanas y españolas, que temen que esté tramando alguna acción contra su hermano Jorge VI, el rey tartamudo.

Para complicar aún más el delicado equilibrio diplomático, el ayudante de campo de Eduardo aparece asesinado en la habitación contigua a la de los duques de Windsor. Mientras Franco y sus ministros intentan aprovechar esta crisis para beneficiar sus intereses en Europa, el capitán del ejército Arturo Sotomayor y el comisario de la Ppolicía Fontecha deberán superar sus diferencias y resolver un caso lleno de obstáculos. Pero ninguno de los dos cuenta con la fiera determinación de Wallis para proteger a su marido y luchar por el trono de Inglaterra, ni con una misteriosa mujer extranjera cercana al círculo de los duques, que sabe más de lo que aparenta...


Un libro entretenido, que combina el misterio que es la pareja formada por Eduardo y Wallis, los duques de Windsor, con la intriga de una asesinato en un Madrid que acaba de salir de una guerra civil y se ve a las puertas de una guerra mundial.

Al leer el prólogo me "asusté" un poco, lo que hizo que cogiera el libro con desgana, porque parecía dar a entender que todo el asunto de la abdicación fue por tema romántico, cuando la realidad no es así. Sí es verdad que el que Wallis Simpson fuera plebeya, divorciada y americana era un lastre, pero si a eso añadimos sus simpatías por la Alemania nazi, su colección de amantes (al mismo tiempo que estaba con Eduardo) y la forma en que dominaba a este, es claro que no la iban a aceptar, por muchos desplantes que hiciera Eduardo.

Ya metida en el libro, este sabor romántico de la pareja se diluye con rapidez. El autor muestra una Wallis manipuladora, fría, ambiciosa, y un Eduardo sumiso, obediente, enamorado de forma obsesiva. 

La investigación del asesinato, llevada a cabo por un comisario de policía y un capitán del ejército, es la excusa que pone el autor para guiarnos por este Madrid de la post-guerra, en la que dos facciones (el ejército y la falange) se pelean por conseguir el favor de un Franco, obsesionado en su grandilocuencia por dirigir el destino de una Europa en guerra.

El libro en general está muy bien, te guía agilmente por las relaciones de los duques de Windsor y por los despachos de la España franquista.

El único pero.... en realidad son dos. La resolución del asesinato me resultó un poco de andar por casa; una especie de anticlimax. Y segundo, el motivo que da el autor para la causa "real" de la abdicación de Eduardo y su posterior alejamiento de la vida política, es un tanto peregrina y no viene a cuento.

3 comentarios:

  1. En principio me atraía un montón la novela, porque todo lo que rodea al duque de Windsor siempre me ha llamado la atención, pero los escollos que has encontrados me hacen relegarla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de esta pareja es una historia que de tan "conocida" es una gran desconocida.

      Eliminar
  2. En principio me atraía un montón la novela, porque todo lo que rodea al duque de Windsor siempre me ha llamado la atención, pero los escollos que has encontrados me hacen relegarla.

    Un beso.

    ResponderEliminar