Buscar este blog

martes, 20 de diciembre de 2016

"A flor de piel" de Javier Moro

Una mujer. Dos adversarios. Veintidós niños. Una aventura que cambió el rumbo de la Historia.

En una época de superstición y de inestabilidad política, un hombre persigue una obsesión: erradicar una terrible enfermedad que amenaza a la población mundial. Enfrentándose al poder religioso, que no ve con buenos ojos el avance de la nueva ciencia, el 30 de noviembre de 1803, Francisco Xavier Balmis emprende una campaña sanitaria sin precedentes que lo llevará hasta el Nuevo Mundo y el Lejano Oriente. Con él viajan su ayudante, el joven Salvany, con quien comparte una intensa vocación por la medicina, e Isabel Zendal, hija de una familia humilde de campesinos gallegos encargada del cuidado de los veintidós huérfanos que deberán mantener la vacuna activa durante la travesía.

A flor de piel cuenta la mayor proeza humanitaria de la Historia, una ambiciosa expedición que fue posible gracias al valor de los más frágiles, a la fortaleza de una mujer apasionante, y a dos hombres que disputaron su amor en una aventura que cambió el rumbo de la Historia. Basada en la famosa «Expedición Balmis» y en sus protagonistas reales, esta novela nos traslada a una época fascinante en un viaje a los confines del mundo, a través de unos personajes guiados por una idea tan descabellada como genial.

Una emocionante epopeya en la que Javier Moro, autor de los long sellers Pasión india y El sari rojo, nos muestra que, en las situaciones más extremas, los sentimientos son la clave que nos impulsa a seguir adelante.


Narra la historia de como el doctor Balmis llevó la vacuna de la viruela a ultramar, a las tierras que entonces formaban parte del imperio español. Pero centrándose además en la figura de Isabel, la joven gallega encargada de cuidar y atender a los niños portadores de la vacuna.

El libro está muy bien escrito. Detalla minuciosamente el itinerario que siguió la expedición y los distintos problemas a los que se vieron enfrentados, algunos de ellos irresolubles: superstición, envidias, celos, corrupción, enfermedades, .... muchos de ellos muestra de la decadencia en la que se encontraba ya el imperio español.

Los primeros capítulos los alterna el autor en contarnos la infancia y juventud del doctor Balmis, su arrogancia, soberbia e inteligencia (imaginaos, un estilo Sheldon Cooper de TBBT), y la de Isabel, obediente, sensata y humilde. Dos caracteres contrapuestos que se juntan por un bien común.

Una vez presentados ambos personajes, comienza el duro viaje, del que parece que lo estamos viviendo: las tormentas en medio del océano, la selva, el calor y la humedad, ... Pero sobretodo lo mejor y lo peor del ser humano; personas generosas y abnegadas frente a dignatarios y comerciantes sin escrúpulos.

El único pero que le pongo al libro es que para variar un poco la tónica de la historia, el autor ha introducido una serie de románticos momentos vividos por Isabel, que aunque en general no desmerecen la historia, llega un momento que está a punto de estropear la lectura; aquel en que llega al amor prohibido. No doy más detalles para no daros pistas de lo que es. En mi opinión, esto no venía a cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario