Buscar este blog

sábado, 29 de octubre de 2016

"La ciudad de los ojos grises" de Felix G. Modroño

Tras varios años viviendo en París, Alfredo Gastiasoro regresa a Bilbao cuando se entera de que Izarbe ha muerto. Su retorno pretende ser el último homenaje a la mujer que amó, pero pronto se convertirá en una pesquisa sobre las inquietantes circunstancias que rodearon su muerte. Alfredo tendrá que enfrentarse a su propio pasado, reviviendo una historia de amor que coincide con la época en que Bilbao pasa de ser una población casi rural a convertirse en una de las ciudades más prósperas del Viejo Continente. Magníficamente ambientada en los primeros años del siglo XX, y a medio camino entre novela negra, el género histórico, el relato sentimental y hasta el de viajes, La ciudad de los ojos grises es, sobre todo, una bella historia de suspense y nostalgia, de amor por una mujer y una ciudad.


Aunque parezca por la sinopsis que el libro se centra en la historia de amor de Alfredo, el protagonista, con la difunta Izarbe, y la investigación sobre las causas de la muerte, nada está más lejos de la realidad.

El libro es una loa a la historia de la ciudad de Bilbao, explicando la historia de esta ciudad en una época de cambios, al entrar en la era industrial. Explica como el auge de la industria metalúrgica y minera exacerbó las diferencias entre los distintos sectores de la sociedad: los capitalistas y los obreros, los ricos y los pobres, la gente oriunda de Bilbao y los inmigrantes provenientes de toda España y del extranjero. En resumen, el protagonista absoluto del libro es el mismo Bilbao, la entonces conocida como "tacita de plata" (aquí me quedé boquiabierta y tuve que comprobarlo), el bocho.

Y si se trata de contar la historia de una ciudad, también deben aparecer sus personajes ilustres, aunque sea en pequeños cameos o tan sólo en citas. Personajes tan dispares como Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto, Sabino Arana, Pichichi, o las pescaderas. Y aquí es por fin donde he comprendido de donde viene la canción "Desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla, con la falda remangada, luciendo la pantorrilla,..." (la música la ponéis vosotros).

Participo en el sorteo 4 aniversario del blog El buho entre libros

El blog El buho entre libros cumple 4 años y celebra un sorteo para celebrarlo


sábado, 22 de octubre de 2016

"El niño de la maleta" de Lene Kaaberbol | Agnete Friis

Nina Borg, una enfermera entregada y con una gran conciencia social, ve cómo la estabilidad de su vida se tambalea cuando recibe la llamada de Karin, una amiga también enfermera que le pide un favor aparentemente sin complicaciones: que vaya a recoger una maleta en la estación de trenes de Copenhague. Su sorpresa es mayúscula cuando, al abrir la maleta, descubre que contiene... un niño.

Al mismo tiempo, en Lituania, el pequeño Miklas ha sido secuestrado. Su madre, Sigita, se despierta en un hospital con claros síntomas de intoxicación etílica. Ella no recuerda haber bebido, pero la policía no la cree. Ante la insistencia de Sigita y el descubrimiento de pruebas que respaldan su versión, las autoridades lituanas no tendrán más remedio que tomarse muy en serio su denuncia. Por otro lado, Nina se ve muy pronto atrapada por una peligrosa red criminal que pone en peligro su propia vida.

Una novela negra fuera de lo común, que se centra más en los problemas emocionales y traumas de los protagonistas que en lo que le ha pasado al niño.

Un libro que causa al lector desasosiego, en el que una protagonista disfuncional emocionalmente se encuentra con un niño abandonado dentro de una maleta, al que busca desesperadamente una madre, con un pasado emocional duro. Si le añadimos un matón con tendencias psicópatas, un ricachón obsesionado con la aprobación del suegro, ..., este libro más parece un compendio de la consulta de un psiquiatra, que una novela negra.

Y ahí está el problema, la autora se centra tanto en describir los problemas de cada uno de los personajes, que entra en el tema de la trata de blancas y lo deja, en el tráfico de niños y lo deja. Vamos, que parece querer abarcar un sinfín de temas sin llegar a ninguna parte. 

domingo, 16 de octubre de 2016

"La modista de Dover Street" de Mary Chamberlain

Londres, 1939. Ada Vaughan es una joven y ambiciosa costurera cuyo gran sueño es abrir, algún día, su propia boutique y convertirse en una aclamada modista. Cuando se enamora de Stanislaus von Lieben, un seductor aristócrata húngaro, cree posible hacer realidad sus sueños. Juntos viajan a París, pero el inminente estallido de la segunda guerra mundial trunca todos sus planes… Perdida y sola en un país extranjero, Ada ha quedado atrapada por la guerra, y deberá hacer todo lo que esté en sus manos para sobrevivir. En medio del horror, el don de Ada para crear belleza y glamour es lo único que la mantiene con vida, y pasará sus días confeccionando elegantes vestidos para las mujeres de los dirigentes de las SS. Cosió para salvarse, para seguir adelante sin mirar atrás. Pero cuando pensaba que todo había terminado tuvo que enfrentarse al fin a la verdad: nunca podría recuperar lo que había perdido en el camino.

La modista de Dover Street nos descubre a una heroína inolvidable, Ada Vaughan, una mujer enfrentada a su destino que deberá sacrificar su corazón para salvar su vida.


Un libro con un final extraño, inesperado, pero que le da ese toque especial que lo hace diferente.

El libro comienza con una joven costurera, soñadora, ambiciosa, que tras enamorarse de un guapo desconocido se va con él, abandonando su hogar en Londres por una vida de aventura en París. Cambiad Londres por Madrid y París por Tanger y tenemos el principio de "El tiempo entre costuras" de María Dueñas.

Pero hasta ahí el parecido. Si en el libro de la autora española la protagonista de un limón hacía limonada y supo/pudo remontar su vida y lograr el éxito, en este libro la joven Ada "sale de Guatemala para entrar en Guatepeor".

A través de sus ojos vemos la ocupación alemana, los trabajos forzados a los que sometían a los prisioneros, la postguerra tanto en Alemania como en Inglaterra. la misoginia e incomprensión de un mundo gobernado por hombres ajenos a la miseria de la guerra en territorio ocupado.

sábado, 15 de octubre de 2016

"La forma del agua" de Andrea Camilleri

La trama se inicia cuando unos basureros, que trabajan en la peor zona del lugar, descubren el cadáver de unos de los principales personajes políticos y empresariales de la zona cuyo cuerpo aparece, de una forma bastante indecente, dentro de su coche. Aunque todo apunta a una muerte natural el comisario Montalbano decide investigar más a fondo, pues hay cosas que no le cuadran.
Será una investigación difícil pues todo el mundo está interesado en que las cosas no se remuevan, sólo la viuda del fallecido parece querer saber la verdad. Cuando el comisario consiga recomponer todo el rompecabezas descubrirá una serie de vidas ocultas que nada tienen que ver con la apariencia que la `realidad` que los personajes quieren mostrar.


Primer libro escrito por Camilleri con Montalbano como protagonista.

Después de ver la serie de TV protagonizada por Montalbano, me quedó la espinita de leer los libros y ver si realmente se parece la serie a lo escrito. Y puedo decir, que no se parecen, son calcados. Realmente parece que estoy viendo al Montalbano de la serie, sus gestos, sus expresiones, y es que Camilleri también colaboró en el guión de la serie.

En ambos casos, el trabajo policial es uno de deducción, en la que no hay cabida para nuevas tecnologías, magia científica ni estudios de la psicología humana. El comisario Montalbano, es un detective humilde, con un toque de mala leche, que sabe navegar por un mundo de corrupción sin ensuciarse.

Ambientado en Sicilia, la mafia es sólo un cameo, algo que está allí, pero que no le quita protagonismo alguno al caso del que se trata.

Un libro de fácil lectura, ameno, ágil y que os recomiendo a todos los amantes de las novelas negras y policíacas.